REIKI EN BEBÉS Y NIÑOS

 

El beneficio de Reiki en los niños y bebes comienza desde el embarazo. Esos maravillosos nueve meses de amor incondicional!

 

Reiki protege, cuida y acompaña la energía de luz de los bebes en el vientre materno y los recién nacidos, alimentando su propia fuerza vital y haciendo fluir una comunicación constante y maravillosa de sentimientos y energía positivos con su madre.

 

La energía Reiki fluye hacia los niños sin impedimentos, naturalmente, ya que los niños están libres de muchos de los bloqueos que los adultos tienen y eso facilita la renovación de su energía y la activación de sus centros energéticos más rápidamente.

 

Muchos padres recurren a tratamiento de Reiki para sus hijos cuando tienen problemas de hiperactividad, timidez, pesadillas, insomnio, depresión ó porque han atravesado por situaciones familiares que les producen angustia.

 

Reiki favorece la óptima percepción de los sentidos en todas las etapas de aprendizaje ayudando a la concentración y al gusto por el descubrimiento.

 

En niños muy pequeños las sesiones son cortas, aproximadamente de 15 a 20 minutos y de preferencia cuando duermen.

Reiki, se puede canalizar a los niños pequeños también a través de los padres en una sesión normal donde el padre o la madre recibe el tratamiento pero el beneficio directo de la terapia lo recibirá el pequeño a través de la intención de los padres.

 

En el caso de los bebés notarán mucha mejoría en cólicos del lactante, inicio de dentición, otitis, trastornos de sueño, etc.

 

Es altamente recomendable que los bebes reciban energía Reiki directamente canalizada por sus padres o abuelos para lo cual papás o abuelitos pueden realizar los cursos de Reiki. A través del lazo de amor familiar la energía se potencializa y es recibida de manera natural y justo en los momentos adecuados. Un padre o madre que canalizan reiki a sus bebes o hijos activará fuertemente también su energía positiva y de auto-sanación.